Tossa de Mar - Costa Brava
Tossa de Mar - Costa Brava

Senderismo en Tossa de Mar

El Camino de Ronda de la Costa Brava

El Camino de Ronda de la Costa Brava pasa a solo 300 metros del Premier Gran Hotel Reymar & Spa. Es la mejor manera de conocer la Costa Brava a pie, caminando a través de un recorrido que sigue toda la costa de Girona a lo largo de más de 200 km.

Desde Tossa de Mar, el Camino de Ronda pasa por bonitas calas y bosques de pino vírgenes típicos mediterráneos hasta llegar a Sant Feliu de Guíxols por el norte (21 km) o a Lloret de Mar hacia el sur (14 Km).

El Camino de Ronda está muy bien señalizado, con las típicas marcas blancas y rojas de los senderos de largo recorrido, en este caso, el GR92.

Descubre la Costa Brava más auténtica y virgen haciendo senderismo por el Camino de Ronda.

CAMINO DE RONDA ENTRE CALA LLEVADORS Y TOSSA DE MAR

CAMINO DE RONDA ENTRE CALA LLEVADORS Y TOSSA DE MAR

Dificultad: media – 14 km (ida y vuelta). Ponte un buen calzado y toma el “Camí de Ronda” desde Tossa de Mar bordeando el mar en dirección norte. Este tramo del camino te descubrirá tramos de bosques vírgenes y acantilados con vistas al mar espectaculares. Desde el hotel, dirígete hacia la “Playa Grande” de Tossa de Mar, atraviesa la Vila Vella de Tossa, y sigue el “Camí de Ronda” que sale de la Playa del Codolar. Por el camino, encontrarás el mirador des Cards, la punta des Cards, la cala des Sot d’en Cona, la cala d’Allà, la cala d’en Jeroni, la cala Moltó, la isla de sa Muladera, el canal de sa Boquera y al final, ¡cala Llevadors! ¡Disfruta de un buen baño!

CAMINO DE RONDA ENTRE TOSSA DE MAR Y CALA POLA

CAMINO DE RONDA ENTRE TOSSA DE MAR Y CALA POLA

Dificultad: media – 6 km (ida y vuelta). Aunque se trata de un recorrido corto, este tramo está lleno de cuestas y zona rocosa típica del macizo Ardenya-Cadiretes, así que no es apto para los poco acostumbrados a caminar. Como alternativa, puedes tomar el barco de fondo de cristal que une Cala Pola y Tossa para hacer la vuelta (o la ida) del viaje más fácil. También encontrarás numerosas cuevas, como la cueva d’Es Bergantí, justo antes de llegar a la primera cala del recorrido, Cala Bona, una pequeña cala con mucho encanto, poca arena y buen chiringuito. Si tienes pensado bañarte, ¡no olvides unas gafas de bucear! Un poco más allá encontrarás Cala Pola: una preciosa cala con mucho encanto donde además de tomar el sol y bañarte en agua turquesa, podrás tomar algo en su restaurante. De vuelta, los diferentes miradores te ofrecerán unas maravillosas vistas de Tossa de Mar y una grata sensación interior.

CAMINO DE RONDA ENTRE TOSSA DE MAR Y SANT FELIU DE GUÍXOLS

CAMINO DE RONDA ENTRE TOSSA DE MAR Y SANT FELIU DE GUÍXOLS

Dificultad: alta – 23 km (solo ida). Si quieres una ruta diferente y conocer de verdad la diversidad natural y paisajística de la Costa Brava, aventúrate a llegar a Sant Feliu de Guíxols desde Tossa de Mar. Más allá de Cala Pola, el GR92 se aleja del litoral y se mete de lleno en el macizo Ardenya-Cadiretes hasta llegar a los 280 m. de altura. En pleno macizo encontrarás la ermita de la Mare de Déu de Gràcia, cuyas paredes, a pesar de estar en ruinas, están repletas de ofrendas y votos. Más adelante, podrás elegir seguir caminando por el GR92 por el interior, o bien seguir el sendero hacia la ermita de Sant Elm, por la costa, hasta llegar a Sant Feliu de Guixols, un pueblo muy animado de tiendas, bares y restaurantes. Después de un buen descanso, puedes coger un autobús o un barco de vuelta a Tossa de Mar.